domingo, 11 de junio de 2017

"EL PALOMEQUE MANCHEGO Y EL ASTUR", ARTÍCULO DE ÁNGEL AZNÁREZ ("La Nueva España", 11/06/2017)



Todos ellos pertenecen a la familia ibérica: el rey, la vieja celestina, los frailes y monjas, la puta, el banquero villano, las marquesas y los majos, o goyescos de pueblo. (Escrito por un tal Méndez, experto del llamado “Teatro de Farsa, Robo y Calamidad”).  

Quiso Dios que el pirulero del Campo de San Francisco de Oviedo se apellidase Palomeque, el cual, en el jardín ovetense y durante las tardes, vendía caramelos en forma de pirulís, cónicos, de muchos colores, verdes, rojos y amarillos, y con un palillo en la base cateta para sostener mientras se chupaba en la punta, donde la lengua hacía maravillas. Ese Palomeque, flaco y como cazurro, se paseaba con mandil blanco por La Rosaleda con el imponente palo o “báculo” cargado de pirulís, y con la misma parsimonia que un obispo u obispazo panzudo recorre el atrio de los gentiles, a las puertas de la catedral, agarrando el enjoyado bastonazo de pastor o la palma el día de la Palma. Digamos ya que hay oficios o empleos que son inadecuados para mancos, pudiendo los mismos ser adecuados para tuertos o cojos: un pirulero, un obispo o un guardia suizo vaticano, han de tener manos y potentes brazos para bien agarrar.
Por eso resulta raro que a las últimas filas de los “cines de barrio”, allí donde tanta mano metían ella y él, emparejados, se llamasen las “filas de los mancos”. Y eso se recuerda habiéndolo visto y oído en los “cines de barrio” de Oviedo, el Asturias (en el Postigo) y el Santa Cruz (en la calle de la tal). Pudiera ser –escrito sea incidentalmente- que algún lector piense que el último cine mencionado no era propiamente de barrio, lo cual en parte es verdad, pues la calle Santa Cruz no era de barrio sino de centro, viviendo en ella burgueses del tamaño del notario Linares y López, y teniendo en ella la consulta los oculistas Fernández y Vega, que fueron dos desde el principio, como Camilo y Blas, confiteros o confitados. ¿Serían uno? Lo que al cine Santa Cruz dio el carácter de “barrio” fue lo de sesión continua y permanente, y las butacas de escay. Lo del Teatro Principado, frente a la Funeraria “Fortuna”, con sesiones de 5 de la tarde, 7,30 y 10,45 era de otro postin.
Por eso, además, resulta normal y adecuado que el Ordinario de Oviedo y de la Provincia eclesiástica, en su carta semanal del jueves 1 de junio último, tan leída en el diario La Nueva España, reclame en titulares y con urgencia braceros para una inmensa mies. Ni valen muñones, ni “sin dedos”, ni siquiera los “seis dedos”. Como debe ser.
Y quiso también Dios que gracias a un manco precisamente, apellidado Cervantes, se llamase Palomeque el ventero –hoy sería empresario hostelero- manchego que “armó” caballero a Don Quijote con arreglo a la Ley de la Caballería, momentos anteriores a la llegada a la venta del castrador de puercos. Más adelante, en otro capitulo, aparecerá entre tantas manchegas, una moza asturiana: Maritornes “ancha de cara, llana de cogote, de nariz roma, del un ojo tuerta y del otro no muy sana “, y siendo la otra asturiana de El Quijote, la pedigüeña doña Rodríguez, que fue dueña y guardadora de las criadas en la casa del Duque.
La relación entre uno y otro Palomeque –el manchego del secarral y el astur de las humedades- fue indicio de las intensas relaciones entre lo asturiano y lo manchego-toledano, como tendremos ocasión de comprobar. La “cosa” empezó hace siglos con aquello de la “Monarquía astur”, que parecía muy de aquí y era como los de allí: de godos y más godos, incluido el totémico Pelayo Rey. Una peculiaridad de esa Monarquía fue haber tenido por Rey a un casto varón (Alfonso II), muy presente en el callejero ovetense y en lo “Balesquido”, más con referencia a la Cofradía que respecto a la Sociedad Protectora. Aquello es peculiar, pues patrocinar la castidad, es más propio de Repúblicas. Se dijo que don Manuel Azaña, Presidente de la II República española fue un hombre casto, lo cual nada de extraño tiene habiendo sido funcionario de la Dirección General de los Registros y educado por frailes agustinos en el Monasterio de El Escorial, lugar habitual de procesiones de esqueletos y de pudrideros reales, como bien lo cuenta en su novela El jardín de los frailes”.
No hay institución jurídica menos casta que una Monarquía, en la que todo o casi es “mendeliano” y “cromosomático”, incluidos los premios, festejos y jolgorios que patrocina. Una Monarquía, para auto-estimarse- ha de ser de espermatozoides de mucho movimiento, que den saltos, saltones como los salmones, a la caza de los ovulitos. Lo contrario sería una patología monárquica, un “balduinismo”, como el esposo de la santa Fabiola o Favila. Y en aquella Monarquía, de reyes godos y castos, parece que las mujeres lo fueron menos, pues supieron unir lo pendenciero, tan escondido, a la listeza y la astucia.
Disponemos aquí, en Asturias, de dos eruditas y letradas en reinas asturianas, excluida la reinante actual que ni es goda ni gótica. Una de las dos, erudita y letrada, sabe mucho de la Reina Urraca y la otra sabe mucho de la Reina Adosinda; ambas eruditas son viudas, una sin hijos y otra con bastantes, un total de trece; una es “candasina” y del Sporting, y la otra muy linajuda y de Oviedo; una se llama doña María Teresa Álvarez y la otra Doña Matilde García-Mauriño, antigua alumna de las Madres Dominicas, las de la calle Pérez de la Sala de Oviedo, que bien merece, por sus muchos méritos, que la pintemos con literatura cualquier día.
Si primero se adelantaron los mieleros de la Alcarría, allá en los mediados años cincuenta del pasado siglo, con sus blusones oscuros y pantalones de pana, esparciéndose como una plaga por Oviedo, luego, años más tarde, fueron las lagarteranas, llegadas de la Mancha toledana, las que invadieron el Campo de San Francisco y portales de postín, vestidas con muchos perifollos. Recuerdo haber preguntado qué eran aquéllas estrafalarias damas, y recuerdo la respuesta, como para quitarme de en medio: “Gitanas, y gitanerías”.
Parece ser, después de muchas investigaciones, que la presencia en Oviedo de tanta nativa de Lagartera (Toledo), fue a instancia de un afamado negocio ovetense, cuyo giro social y así se anunciaba en Radio Asturias a las tres de la tarde: “Bordados Anziola”, calle Argüelles, 3. Oviedo”. En aquel tiempo el trajín de las escaleras de madera, de olor a cera, de acceso a los pisos altos, era inmenso, pues muchos subían y bajaban, y en los descansillos, de olor a lejía, se podían encontrar, juntos o separados, al cobrador de “El Ocaso”, a las limosneras Hermanitas de los Pobres, con convento en la calle González Besada, o a las lagarteranas vendiendo mantones y mantillas –los de Correos jamás subían, había que recoger las cartas bajando al portal.
Lo más sorprendente de la relación entre lo manchego y lo astur acaeció allá en los finales de los años sesenta con ocasión de los denominados “Itinerarios históricos” del Profesor Ignacio de la Concha, cuñado de Matilde. Fue con ocasión de un “itinerario histórico” por los campos manchegos y de Montiel, siguiendo a don Quijote y a las señoriales Órdenes militares –en especial la de Santiago, la de Quevedo-, cuando en Consuegra, pueblo de Toledo, un estudioso y sabihondo local, con bigotito de la época, –un cronista como mi querida Doña Carmen Ruiz-Tilve- dijo a la expedición estudiantil la siguiente bomba: que los astures descendían de los de Consuegra, de  los de “Consaburo”. Nadie se atrevió a llevarle la contraria.
Pero lo más, lo más sorprendente aún de la indicada relación, “lo más de lo más”, todo una epopeya, ocurrió allá por el año 2011, cuando la Caja de Ahorros de Asturias absorbió a la Caja de Castilla La Mancha a través de la filial Liberta. Lamentable: una Caja de Ahorros poderosa y muy popular, cuyo declive empezó cuando llegaron a ella los que nunca debieron quedarse. Y más no debo escribir sobre ello, pues de la Caja de Ahorros de Asturias, la verdad es que sé muy poco.
Y, para después del susto, estimado lector y lectora, procede que se cure el hipo, que de eso murió, según la monja y papisa Pascalina, el aristócrata romano don Eugenio Pacelli.  

Corresponde ahora a los lectores hacer su particular lista de pertenecientes a la familia astur o ibérica, ampliando, sin ninguna duda, la lista de personajes del teatrillo de Farsa, Robo y Calamidad.

FOTOS DEL AUTOR

jueves, 8 de junio de 2017

AVANZADILLA DEL ARTÍCULO QUE ÁNGEL AZNÁREZ PUBLICARÁ EL PRÓXIMO DOMINGO

Si sobre lo del próximo domingo, después de haberlo leído, el lector concluye

que una cosa es lo que parecía antes de y otra muy distinta es lo que resultó

después, el autor quedará muy contento.

 Las relaciones que resultan continuamente en paralelo, entre esto y aquello,

nosotros y los otros, la Monarquía y la República, hasta el carecer de dedos y

tener, por contra, seis o más, buscan inquietar, sorprender al lector, que como

siempre, para no caer, ha de andar despacio. 

Es un artículo por el que danzan bailarines con pies, algunos torpes y otros

muy fines, y siendo inevitable la comparecencia de una monja muy importante.

En homenaje a los sin cabeza, que el lector habrá de encontrar en el artículo,

aquí queda esa foto de un elegante y maravilloso descabezado. ¿Con qué

cabeza, de quién, podríamos encabezar al imponente traje? Las opiniones,

vistas la cabezas que "salen" en el periódico, podrían ser muy distintas. 

En verdad, a mí lo que me gusta es el paraguas. 

¡Hasta el domingo!


jueves, 1 de junio de 2017

"LA PAREJA REPUBLICANA: MANU Y BIBÍ. Artículo de ÁNGEL AZNÁREZ


(Macron y Brigitte)


Primero, por la pluma de Goethe, la inocente Margarita exclamó: “¡Cuán dignos de lástima son los hombres!”. Siglos después, Laura Díaz, la del mejicano Carlos Fuentes, dijo con suficiencia: “Las mujeres famosas fueron inventadas por hombres inocentes”.


Esta vez, excepcionalmente, la gran ceremonia de La Republique, tendrá lugar hoy, domingo; unas horas antes de que el Papa argentino, desde el apolillado ventanal de su Palacio Apostólico, como un Borges fantástico, predique otra vez acerca de los atributos de Dios. Los que le escuchen, abajo o in piazza, hombres y mujeres sin atributos, pensarán del Papa: “éste hombre sí que sabe”.


Un Palacio, el del Vaticano, de mucho Dios, y otro Palacio, el del Eliseo de Paris, de lo más de laico y radical “sin Dios”, que recuerda mucho al Ayuntamiento de Oviedo hoy: un Dios que no está ni se le espera, ni siquiera para presenciar como el jefe de los clérigos (Jesús) y el jefe de los laicos (Wenceslao) comen fresas y chupan tintas, o  natas montadas o desmontadas, con cucharillas de papel.


En la Cour del Eliseo resonarán clarines, trompetas, pífanos y “pifostios”; se golpearán barrigas de tambores; se oirán gritos y algarabías, y se verán fuegos fatuos y encantamientos. Las yegüas de la Guardia Republicana, de traseros apretados, preñadas o estériles, moverán los penachos, haciéndose así notar. E igual que muchos políticos de izquierdas y de derechas, franceses, que quieren apuntarse al nuevo partido del ganador o de Macrón --aquí, en Asturias, de eso y de apuntarse a los nuevos partidos como fórmula de sobrevivencia política, sabemos mucho y de bastantes caraduras y/o oportunistas--.


Y mientras todo eso ocurre, el “patriota” o elegido Macron tocará con los dedos el Gran Collar de la Legión de Honor, pasando a ser su Gran Maestre. Y escribo bien: “tocará”, pues no colocará en su cuello la pesada cantidad de piezas de hojalata y chatarrería de tal collar: el primer Presidente, al que dio vergüenza colocar ese collar al cuello y que lo rechazó, fue el desvergonzado Sarkozy (en colocarse collares y el medallero, los españoles seguimos con la vergüenza perdida).


Y será en ese Palacio del Eliseo donde el Presidente del Consejo Constitucional, Laurent Fabius, dará a Manu Macron la pescozada y el espaldarazo como el ventero, don Juan Palomeque Ruiz, dio a don Quijote en su toma de posesión ventera (Cap.II).


La gran ceremonia comenzará siendo asunto de uno, que subirá en solitario las escaleras –perrons- del Palacio (Macron), concluirá siendo de dos (de aquél y de Brigitte), bajando juntos las escaleras. A ambos, parejita republicana mía, se escrutarán minuciosamente. Se dirá que él tiene todas las cualidades de un hombre de Estado, empezando por la suerte. A la cabeza de Emmanuel Macron se la criticará por grande, casi tanto como la de un cocinero asturiano del medio Oriente astur, que más que un manzano parece portar, allí en lo alto, una pomarada entera. He de añadir con prontitud que ser de cabeza grande es, en mi humilde opinión, más un mérito que un demérito, pues no está acreditado que las grandes inteligencias puedan almacenarse en cabezas pequeñas. Y me consta que el filósofo Kant, también Emmanuel, además de paticorto, fue un cabezón.


Mayor problema es el de la bajura y no de la altura, pues a Manu, como a Sarkozy, le faltan también centímetros. Un punto y aparte merecería un análisis de la dentadura de Macrón, con sorprendentes separaciones inter-dentales y diferencias mandibulares, de tamaños o jetas. El gran Umberto Eco, en su primera y medieval novela, llegó a preguntarse seriamente si los animales con cuernos, tienen muelas en la mandíbula superior; asunto que puso en vilo a la ciencia veterinaria, siendo la respuesta, al parecer, negativa.


Es manifiesto que el Macron se adorna con dos ojos azules como zafiros, lo cual es de gran fuerza seductora para viejos y viejas. A dicho efecto, hay que reconocer que una ambigüedad sobre su filiación, un no saber bien quién sea la madre y el padre (políticos), contribuye a crear un halo o estampa con corona de santo, muy atractivo. De 39 años él y ella con 64 ya dura y madura: todo un record. O sea, que la esposa Bibí es también madre o abuela de él, produciéndose hecho antropológico importante: por el amor a ella, él renunció a lo más fecundo y facundo que puede tener un hombre: los hijos. A eso los varones no están dispuestos, con normalidad, a renunciar. Precisamente por infrecuente, cuando se produce, causa admiración y ganas de pronunciar vítores y olés al ver pasar a los interfectos por plazas y avenidas. ¡Qué más puede pedir un político al tener ya a su lado una mujer inteligente!  


Y también lo del padre tiene tela, pues el padre es el mismo Holland, que muchos pensaron que era tonto. Al que todos vieron fracasado, ha sido el Presidente que ha hecho una pirueta de trapecista de circo: destrozar (su denominado cabinet noir) mediante filtraciones a la prensa de dosieres contra el candidato de la derecha: François Fillón; naturalmente, éste perdió y por eso ganó Macron, ex ministro y ex secretario general adjunto del Eliseo con 35 años. O sea, que Holland va a ser el primer presidente que saldrá del Eliseo contento y no encabronado, pues dejó colocado a su hijo --algo que los buenos padres hacen y desean aunque sea delito, como hacer trampas en oposiciones--.


Reconozco que por la categoría de Brigitte, la pareja puede durar, lo cual es de una cierta excepcionalidad en la Vª República francesa. Limitemos nuestro siguiente análisis a las dos parejas anteriores:


A.- La pareja Cecilia Ciganer y Sarkozy: En mayo de 2007, en la toma de posesión de Nicolás, Cecilia, esposa de Sarkozy, se mostró esquiva, acelerada y nerviosa. Se discutía entonces si había votado a su esposo en la 2ª vuelta. Ahora sabemos que lo que la pasaba Cecilia, esposa, madre y biznieta de músico, es que tenía unas ganas locas de estar y refocilarse con su amante, el marroquí Richard Attias. Tal adulterio presidencial no fue bien visto y puso el foco en las monjitas que la educaron en Paris, albinas y azules de la Asunción, con colegio también en Gijón, y donde también hubo episodios de cornamentas, si bien no es lo mismo ser niña-bien en París que en el taurino Bibio (gijonés) Al fin la Cecilia se caso con Richard y a Sarkozy buscaron una cantante. Por eso la Presidencia de Nicolás se calificó de “vodevil sentimental”.


B.- La pareja Valery y Holland: En mayo de 2012, en la toma de posesión de François, Valery, que sólo era novia de él, ejerció de “reinona” no siendo casi nada ni nadie. Me llamaron entonces la atención las poderosas pantorrillas de Varelia, no pareciéndome ser del modelo femenino dominante, sólo de huesos y escasez de casi todo lo restante, muy del gusto de un modista de Francia y de Felipe VI de España.


Total, que a los pocos días, Holland despidió a la Trierweiler, que así se apellida la Valery, lamentando ésta en un libro haber sido too sexy for my ex. Esto que dice ella pudiera ser verdad, pues al gran Presidente Mitterrand, que pasó a la historia como el más mujeriego, parece que lo que le gustaban, como buen católico de provincias, en realidad eran, en primer lugar, las monjas –véanse fotos del gran amor de Mitterrand Anne Pingeot, con velo y toca de monja-, y en defecto de aquéllas, señoras de mantilla y abanico, con el sex justito, muy justito. Y Holland, ni antes ni después tuvo esposa, siempre novias,  Segolene también, ahora Julie Gayet.


En la noche del triunfo, hizo ya una semana, Macron dijo a la multitud, después de pasearse entre sombras escuchando el Himno a la Alegría, lo que los tristes, los melancólicos, los neuras y los deprimidos quieren oír a su psiquiatra o psicólogo, con las persianas bajadas: “No os olvidaré”, “Os defenderé y protegeré”, “Os serviré”, “Todos seréis vous  y moi, tous”. Y la guinda del pastelazo fue: “Moralizaré la vida pública”. Después de todo lo cual, la Francia deprimida dicen que se animó y se levantó de la cama la madrugada del lunes muy animada. Y yo también.


Estas maniobras orquestales, ya lo dijimos, se hicieron en la obscuridad; no en la Plaza de la Concordia, que es la plaza de las derechas, ni en la Plaza de la Bastille, que es la plaza de las izquierdas. Se hizo en la del Louvre, que no sabe bien de quién es. Es una plaza ambigua como el mismo Macrón, pues en ella tanto se pasea el especto de María Antonieta, que fue de derechas, como el de Belphegor, fantasma y que siempre fue de izquierdas. Los fantasmas suelen ser de izquierdas, aunque con mucha ambigüedad, incluso de sexo.  


Y el Louvre es el gran museo, y ¿qué es un gran museo? pues, entre otras cosas, un gran monumento; un monumental monumento al robo y al expolio. Y el Louvre es lo que es por haber tenido un Emperador ladrón: Napoleón. En esa plaza de latrocinio, Macron prometió que él jamás sería un ladrón. On verra

Y la gran pregunta: ¿Será Bibí mujer famosa como consecuencia de que Manu es un hombre inocente?


Artículo publicado en el diario "LA NUEVA ESPAÑA" (14-05-2017)



FOTOS DEL AUTOR ACERCA DEL AMOR

martes, 30 de mayo de 2017

DELIA SÁNCHEZ NOS CUENTA SU VIAJE A SICILIA


Un viaje programado por El Ateneo Jovellanos, viaje  que esperaba con mucha ilusión por tratarse de una isla rica en historia, templos e iglesias, fortalezas, tradiciones y sobre todo en arte y cultura,  y una exótica vegetación
Día 5: noche en Madrid
Día 6: Llegada a Catania a las 10 de la mañana, lugar en que hemos disfrutado de tiempo libre hasta las seis de la tarde. La primera visita a la Plaza de la Catedral, punto de reunión para tomar un café, un helado…el primer rico helado que empecé a disfrutar en Sicilia.
Con mis "Pilares", Carmen y Mario
En el centro de la Plaza, la Fuente del Elefante símbolo de la ciudad. Por una esquina de dicha Plaza se accede a la “Percheria”:  un mercado callejero espectacular, pintoresco, en un ambiente único; quesos, verduras, y exquisitas frutas; pescados y mariscos fresquísimos, algunos vivos, expuestos con sus colas y cabezas levantadas cómo si acabaran de saltar del mar.
En un trenecillo turístico, con mis dos amigas Pilar Rodriguez y Pilar Dueñas, (cuando me refiero a ellas las llamo las Pilares) hemos recorrido una parte de la ciudad. Es sorprendente la cantidad de edificios señoriales que hay; reflejan el arte y la riqueza de su pasado. Pero que piden a gritos su restauración.
En la Plaza de la Universidad, en un restaurante con terraza al aire libre, hemos almorzado un grupito de amigos: las Pilares, Isabel, Pipo, Carmen y Mario. Estar en Sicilia hay que empezar con pizza y con el arancini, plato tradicional siciliano: (éste lo desconocía) una croqueta grande con forma de pera, hecha con arroz frito, rellena de queso, guisantes, huevo duro y carne guisada y rebozada como las croquetas.
Fue un placer pasear por la calle peatonal Etnea, de tres K de larga, calle principal y comercial del centro histórico de Catania, hasta los jardines Bellini. Con la presencia constante del volcán Etna que se divisa al fondo durante todo el recorrido.
Catedral de Cefalú
A la seis de la tarde  nos hospedamos en el hotel Presiden Park. Nos habíamos levantado a las cuatro y media de la mañana y aún faltaban unas horas para el deseado descanso. No es necesario mencionar el placer que sentí al caer el chorro  de la ducha sobre mi piel y seguido estirar mi cuerpo entre las blancas sábanas y tratando de no pensar que a las seis de la mañana nos despertarían de nuevo.

Catedral de Monreale
Día 7: Visita a Siracusa. Siracusa es una de las ciudades más ricas a nivel artístico, e histórico de la Europa antigua. Famosa como centro cultural desde la antigua Grecia. El pasado y el presente se entrecruzan en una mezcla de estilos que es típico de casi toda Sicilia. Nuestra primera visita al espléndido Parque Arqueológico, donde está el Teatro Griego, la Oreja de Dionisio y la Gruta de Cordari. En el teatro Griego el sol cascaba lo suyo, pero por el entorno de La Oreja de Dionisio y la Gruta de Cordoni, el verde de la vegetación refrescaba el ambiente. De nuevo al autobús para dejarnos en la estación de autobuses y volver a él a las dos de la tarde. Hice una foto al autobús, pues al regreso nos sería más fácil acceder a él entre tantísimos que allí había estacionados.

Un alto en el camino para almorzar
Nos adentramos en la isla de Ortigia, casco antiguo de la ciudad de Siracusa, unida a tierra firme a través de un puente. Era domingo y creo recordar que la guía dijo algo sobre alguna festividad, festividad o no, el gentío era inmenso, más la cantidad de grupo de turistas siguiendo a sus guías, ¡un verdadero caos! (esto me hace recordar una Noche Blanca en Malta) y…me doy cuenta que no veo a nadie del grupo en mi entorno ¡estoy perdida! (Al final relato mi odisea). Ahora es el momento de encontrarme con la guía y mi grupo. Esto me restó disfrutar parte de la belleza que hay en Ortigia-Siracusa. Aún ya con el grupo el gentío seguía igual, lo que es un impedimento para ver y disfrutar de todo lo bello que te rodea. El restaurante donde almorzamos estaba muy cerca, “il tempo di Athena” y allí nos dirigimos y dejar para más tarde poder verlo con menos aglomeración. Durante el almuerzo llegó otra persona del grupo que se ha perdido, ésta ha recurrido a la policía.
Con mi amiga Pilar
Después del almuerzo nos fue más fácil transitar. La plaza de la Catedral es hermosa,  ¡bellísima!, al igual que la Fuente de Aretusa de agua dulce y una fascinante panorámica con vistas al mar.
Ruta hacia Noto, pequeño municipio Patrimonio de la Humanidad por el esplendor del barroco de Sicilia. En una calle de aproximadamente un Km. de largo, galonada de un buen número de palacios e iglesias barrocas.
Regreso al hotel Presidente Park, anhelando el placer de la ducha  y descansar las piernas puestas en alto.
Día 8: Cefalú y Palermo. Con la guía Agostina un recorrido por Catania, lugar que hemos estado el primer día en nuestro tiempo libre.
Esto fue en NOTO
Seguimos ruta hacia Cefalú, un pueblo que se encuentra en un promontorio de incomparable belleza, donde llegamos a la hora del almuerzo; el restaurante reservado era en un lugar con una panorámica hermosa y donde degustamos un sabroso menú. Éste fue una ayuda para prepararnos para lo que nos esperaba, una caminata cuesta abajo por una calle empinada hasta llegar al casco histórico. Nos detuvimos en la Plaza de la Catedral, que para acceder a ella se tienen que subir  33 escalones que representan los años de Cristo. La guía nos aconsejó lo interesante para visitar, si se baja  hacia el mar te encuentras con el antiguo puerto de pescadores  y sus casas colgadas al mar, (Tirreno) y con el lavadero medieval. Seguido el Paseo Marítimo y la playa de Cefalú. Yo, en compañía de Carmen y Mario, opté por otra ruta, callejear por sus pintorescas callejuelas llenas de tiendas de souvenirs y artesanía.
Visitando Taormina con Pilar
Llegada a Palermo donde nos hospedamos en el hotel Cristal Palace.
Palermo es después de Roma la ciudad con más historia y monumentos de Italia y tiene el casco
antiguo más grande de Europa.
Dignos de visitar:
La Catedral, se encuentra en una bonita y amplia plaza que se extiende delante de ella y vista desde la distancia más bien parece un palacio o castillo fastuoso.
Iglesia de Santa María del Almirante, o la Martorana, es el templo más impresionante de Palermo después de la Catedral, famosa por sus mosaicos, repartidos entre el techo y el suelo. (yo particularmente, el interior de ésta es mucho más interesante que La Catedral)
Escuchando atentamente a Agostina, nuestra guía
El solemne edificio del Teatro Massimo, el mayor de los teatros de ópera de Italia y el tercero de Europa. Con mis amigas, las Pilares, asistimos a una visita guiada que dura unos 45 minutos, con la suerte que  coincidimos en el momento que una orquesta estaba ensayando. Luego, en turnos de cuatro personas entramos en el palco real. Seguido, un recorrido por varias estancias incluso en  una sala donde están expuestos en maniquíes el vestuario para actuaciones  de ópera. Logré hacer un video.
En la Plaza Verdi está este imponente teatro, elevado sobre una impresionante escalinata, donde se rodó el final de la tercera parte del Padrino.
Digno de mencionar es el edificio del Teatro Garibaldi.
A destacar, La Fontana Pretoria en la plaza del mismo nombre. En su momento  fue denominada  “La fuente de la vergüenza” debido a la desnudez  de las estatuas. Pasamos de largo sin parar un momento de disfrutar  de este bello lugar, sólo unas fotos de pasada.
Mario y Carmen en el teatro griego de Siracusa
Monreale. A unos cinco Km. de Palermo está este  pequeño pueblecito  encaramado en una colina, que para acceder a  él hay que subir por unas escaleras en forma de caracol. La subida tiene un premio, visitar la Catedral de Monreale, uno de los monumentos más impresionantes de Sicilia. En su majestuoso interior podemos admirar la fulgurante belleza de los mosaicos,(los más bellos mosaicos de la historia de la humanidad) estos mosaicos necesitaron 2.200 Kg. de oro y cubren casi seis mil metros cuadrados de superficie. La llaman no sin razón “El templo más bonito del mundo”. Parece un sueño  de arquitectura, arte y belleza. Logré hacer un vídeo, la ocasión lo requería.
Era un lugar de  descanso  y diversión entre la naturaleza para los reyes romanos.
A la bajada la panorámica es fascinante, pero, (siempre el pero) sin tiempo libre para disfrutar de tanta belleza.
Mis "angeles" en Siracusa
La ciudad de Palermo, repito, con más edificios e historia de Italia, cantidad de ellos están en mal  estado y sucios que ocultan viejos palacios señoriales, (quinientos). La disculpa es que no hay dinero suficiente para restaurarlos, pero como comenté a la guía, al menos para barrer las calles…
El trafico ¡caótico!  Y a pesar de ello ¡bella!
Día 10: Salida de Palermo hacia Érice, un pueblo precioso, de aspecto medieval, enclavado en la cumbre del Monte San Giuliano, de callejuelas empedradas y resbaladizas, de tiendas de souvenirs, de cerámica y productos artesanos. Desde la altura la panorámica es hermosa, a lo lejos se divisa el lugar donde el mar Mediterráneo y el mar Tirreno se juntan.
La Oreja de Dionisio
Ruta  hacia Marsala, visita a una bodega de vino de la zona y donde nos obsequiaron con sus vinos, acompañados con sabrosos productos del lugar.
Seguimos hacia el Parque Arqueológico de Selinunte, catalogado como uno de los más grandes de Europa. En el que estuvimos casi dos horas.
Llegada a Agrigento donde nos hospedamos.
Día 11: Salida y vista al Valle de Los Templos. Por la tarde hacia Piazza Armerina para visitar la Villa Romana denominada “Del Casale”, espléndida morada de caza de la familia imperial de Maximiliano Hercúleo, famosa por sus preciosos mosaicos. Llama la atención en la sala de las Diez Jóvenes que representan escenas de caza y jóvenes vestidas ocupadas con juegos de gimnasio. Lo que llevan de vestido hace más de dos mil años, es lo que hoy es el bikini.
Plaza Pletoria de Palermo
Llegada de nuevo al hotel Presidente Park en  Catania.
Día 12: Excursión al Etna, el volcán que con sus 3343  metros de altura es el volcán activo más elevado de Europa. La subida en autocar hasta 1900 metros. La posibilidad de ascender en el funicular depende del tiempo y ese día el viento lo impidió.  Paseamos por su entorno disfrutando de la panorámica y pequeñas compras. Al regreso nos informan  que varios del grupo habían subido en el momento que empezó de nuevo a funcionar el funicular. Almuerzo en uno de los restaurantes que hay en el entorno.
Seguido hacia Taormina. Este pueblo es una joya, un escenario de ensueño encaramado en lo alto de una colina. Es un placer pasear por la calle Corso Umberto, arteria principal de Taormina hasta el final y admirar las impresionantes vistas, sus coquetas callejuelas, restaurantes con encanto, tiendas de moda de alto nivel. No es de extrañar que se comente que Taormina es uno de los más famosos centros  turísticos del mundo. La joya que cautivó a Audrey Hepburn.
Maravillosa Sicilia
Un agradable final de nuestro viaje por Sicilia.
Mientras escribo mis impresiones, en la distancia descubro que me gustó  más de lo que en un principio me parecía. Lástima  del escaso tiempo que se tiene cuando haces un viaje. Escribir sobre lo que has visto, te ayuda a profundizar y lo ves de modo distinto.
Por Siracusa
Y para el final mi odisea. Que me perdí y relato lo sucedido en Siracusa. Comenté lo del gentío en un lugar donde confluían varias calles y me doy cuenta que no hay nadie del grupo en mi entorno. En ese momento mi bolso lo tenía mi amiga Pilar por lo que estaba sin documentación, sin teléfono, sin saber el nombre del restaurante donde íbamos almorzar, sólo con la cámara en la mano. En tal estado estaba que una amable pareja trataba de consolarme. Lo único que sabía,  es que a las dos de la tarde nos reuníamos en el autobús. La foto que hice al autobús les dio la pista, ya sabían el lugar donde me reunía con el grupo a las dos de la tarde y ellos me llevarían, en ese momento eran las 11 menos diez y esperaban hasta las dos ¡mis ángeles de la guarda! Me preguntan si hemos visitado la Catedral, al decirles que aún no, nos dirigimos hacia allí, por el camino entre la multitud iba un guía con su grupo, le comentan lo sucedido y el guía me pregunta si la guía se llama Agostina ¡ah, qué alegría! Se pone en contacto con ella por teléfono pero caminando sin abandonar a su grupo. Al encontrarme con Agostina y decirle que me he perdido me contesta que se han perdido más. No es de extrañar que grupos de 40 personas entre tal gentío es fácil de mezclarse entre ellas.
Siracusa
Día 13: Salida de Catania vía Madrid. Madrid –Asturias.
 
Un alto en el camino por Taormina
                                                                        

          
Pilar en Taormina
Romana de Casale
En el Etna


En el mercado de "LA PESCHERIA", en Catania
En el mercado de la PESCHERIA (Catania)
Siguiendo a Agostina en Siracusa


Isabel y Pilar 
Una vuelta por Catania con mis "Pilares"
De izquierda a derecha: Pilar, Isabel, Pilar y Antonio

Taormina

En Catania, Mario, Carmen y mis dos "Pilares"
Oviedo mayo 2017  Delia Sánchez